Los profesionales de la psicología que ejercemos la psicoterapia, y trabajamos con formación acreditada en terapia de pareja nos encontramos que cada vez se acercan más parejas a la consulta psicoterapéutica en demanda de ayuda.

Parejas de diversas edades, y circunstancias socio-económicas, así como de diferentes configuraciones (heterosexuales, homosexuales, interculturales, reconstituidas que provienen de núcleos familiares anteriores, parejas que mantienen la convivencia sin relación amorosa,..)

Digamos que los problemas en la relación de pareja no entienden de edades, de género, de formación, de status socioeconómico, etc.…ni tampoco de tiempo de evolución en la relación. Así sorprende cómo las parejas necesitan pedir ayuda cuando recién se están constituyendo como tal. O en el otro extremo, cuando son parejas de largo recorrido, con años de convivencia e incluso con integrantes de avanzada edad.

Los motivos por los que consultan pueden ser variados, pero es muy frecuente que surja en momentos en que la pareja ha entrado en crisis. La crisis suele venir de la mano del desamor, de los conflictos y discusiones frecuentes, de los intercambios de reproches, de importantes problemas de comunicación, y en bastantes ocasiones porque ya se ha producido una infidelidad por parte de uno de los integrantes de la pareja.

A veces llegan a la consulta cuando están contemplando la separación como salida al conflicto. O lo que es peor, cuando uno de los miembros de la pareja presenta algún síntoma psicológico (ansiedad, depresión, consumo excesivo de alcohol, intento de autolisis, etc.) relacionado con la vivencia de malestar en la relación, y como expresión insana del estancamiento de la pareja en una situación problemática.

Por supuesto, que en ocasiones se tratan de crisis adaptativas, que tienen que ver con la adaptación a cambios, ya sean los propios del ciclo vital (como por ejemplo dar el paso de iniciar la convivencia en pareja, nacimiento de un hijo, etc.) o cambios ocasionados por factores externos o fortuitos (cambios laborales y económicos, fallecimiento de algún miembro significativo de la familia, etc.)

Otros de los factores que está contribuyendo al aumento de las demandas, tienen que ver con lo que se ha dado en llamar las “parejas postmodernas” formadas por los hijos del estado del bienestar, y que se desarrollan en el contexto actual, donde las nuevas tecnologías, el cambio de concepción de los roles de género, y el peso de la individualidad dentro de la relación, adquieren un valor importante. Cada vez es más frecuente en las consultas encontrarnos con conflictos que vienen asociados al uso de las tecnologías en la comunicación (intercambio de mensajes de correo, de whatsapp, de Facebook, etc) que toman presencia en las sesiones, con lecturas interminables de lo dicho/escrito por el otro, o del descubrimiento de infidelidades a través del uso de dichas tecnologías.

En cualquier caso, lo que se hace evidente es el sufrimiento por parte de uno, o de los dos integrantes de la pareja, y la repercusión que esto tiene sobre el clima de la relación, en la esfera de la sexualidad, en la convivencia, etc…

Nuestra misión como terapeutas de pareja, en muchas ocasiones es ayudar a potenciar y desarrollar habilidades de comunicación afectiva, y también habilidades para gestionar los conflictos.

Pero ante estos panoramas de complejidad…. siempre es ayudar a que los integrantes de la pareja se sitúen ante una encrucijada de caminos, en la que la salida insana es “seguir igual” y por tanto en esa no les podemos acompañar, y la salida sana en la que se propicia que decidan hacía donde quieren dirigir su esfuerzo (unión/separación) y tal vez…si están dispuestos a trabajar con compromiso en el objetivo de seguir juntos.

 

Texto: Ana María Gil. Psicóloga Clínica. Sección de Familia y Pareja de FEAP.

Profesora Facultad Psicología Blanquerna.

Photo by Annette Sousa on Unsplash

0 respostes

Deixa una resposta

Vols unir-te a la conversa?
No dubtis a contribuir!

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *