Vivimos en una época de transformación digital. Nuestros hábitos han cambiado de forma radical en los últimos años y sin apenas darnos cuenta nos hemos acostumbrado a tener toda la información al alcance de la mano, ya sea a través del teléfono o del ordenador y a cambiar la manera como hacemos las cosas. Estamos delante de un cambio que ha venido para quedarse y al que todos y cada uno de los sectores de la sociedad deben adaptarse.

También la necesidad del cambio ha llegado al mundo de la salud. Debemos aprovechar todos los beneficios quenos aportan las nuevas tecnologías sin olvidarnos delpasado porque la suma de ambos es la clave para ser mejores.

Hace ya cuatro años, creé CITA.iO, una plataforma dirigida a los profesionales de la salud para la gestión integral de terapias presenciales y online. En este tiempo he aprendido que el uso de herramientas online optimiza el proceso de seguimiento del paciente obteniendo, además, una mejora en la relación terapeutapaciente gracias a la mayor desinhibición, a la monitorización y a la obtención de una mayor adherencia a la terapia.

Para el profesional de la salud el uso de plataformas como CITA.iO permite eliminar las barreras de espacio y tiempo, pudiendo acceder a un nuevo sector de pacientes que pueden ser atendidos en cualquier momento, ganando en comodidad y crecimiento del negocio.

También aporta beneficios para el propio paciente ya que no necesitará desplazarse, ahorrará tiempo y dinero, aumentará su disponibilidad y, en consecuencia, ganará predisposición y fidelidad hacia la terapia. El hecho de realizarla desde un entorno conocido facilitará la desinhibición y a mejores resultados.

Sin duda la videoconferencia es la estrella de la telemedicina, el año pasado se realizaron en el mundo más de 100 millones y la tendencia es que aumenten exponencialmente a medio plazo. Es muy importante tener en cuenta que no todos los servicios de videoconferencia son iguales. En el mundo de la salud hay unos requerimientos esenciales imprescindibles:

1. Ha de ser segura y encriptada. Debe cumplir con RGPD, la ley contempla sanciones superiores a los 600.000 euros para los incumplidores.

2. No cualquier videoconferencia se adaptará a lo que nuestra profesión necesita. Existen excelentes videoconferencias disponibles en la red pero que han sido desarrolladas pensando en los requerimientos de otros colectivos. Así, una videoconferencia para abogados o para una web de citas, no satisfará las necesidades de un consultorio psicológico donde el acceso a la historia clínica o a la agenda suelen ser muy importantes.

 

Sobre el autor. El Dr. Josep Maria Fábregas inició su carrera profesional en el Hospital Marmottande de París trabajando con el profesor Claude Olievenstein. Posteriormente ejerció en Nueva York y en 1981 fundó CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) desarrollando un modelo de comunidad terapéutica profesional que lleva más de 35 años funcionando.

En 2013 creó CITA.iO, una plataforma web que da respuesta a los principales retos que el entorno digital representa para los profesionales de la salud: acceso a la información desde cualquier dispositivo, desde cualquier lugar en todo momento, el tratamiento remoto de los pacientes y la gestión del despacho profesional.

Photo by Helloquence on Unsplash

0 respostes

Deixa una resposta

Vols unir-te a la conversa?
No dubtis a contribuir!

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *